Así no mucho que estaba escuchando la radio me llamo muchísimo la tensión una afirmación que se hizo, incluso me hizo soltar algunas carcajadas, y la afirmación venía a decir que la fidelidad, o este concepto, entro en la vida del ser humano cuando nuestra esperanza de vida no ha pasado a los 30 años, y es que quizás nadie pudo prever que íbamos a durar un poco, y ese tiempo nos iba a dar para hacer muchas cosas.

Este tema de la fidelidad ha dado muchas horas de debate y de diferentes vertientes del pensamiento en los que el ser humano ha debatido, y aunque el siglo XXI ya esté un poquito pasado y ya hayan pasado algunos años después de esta afirmación que escuche todavía seguimos sin responder algunas preguntas. Y es que a veces es un tema difícil de tratar ya que se interponen en el camino tanto la cultura como la moral. Esto resulta cuanto menos asombroso.

Y es que tú crees que la ciencia podría ayudarnos a desinflar porque tantos hombres dicen haber sido infieles a sus parejas o bien quieren serlo. Hasta hace poco la respuesta parecía muy clara. Y es que parece ser que los hombres mienten y siempre quieren todo. Pero la neurobiología nos ha asombrado un poco al sacar a la luz y otros datos que podrían parecer incluso contrarias a la razón. Según Harley un especialista en terapias familiares escribió un libro que se titulaba las necesidades de el versus las necesidades de ella.

En este libro se hizo una amplia investigación a través de diferentes tipos de encuestas donde se establecieron cinco tipos de necesidades que presentaban tantas las mujeres y los hombres con respecto a las demandas de su pareja.

Y como era de esperarse las demandas tanto de ellos como de ellas eran bastante dispares y cuando estas necesidades no se satisfacen el riesgo de la infidelidad crece exponencialmente. Las necesidades femeninas vendría a ser el aspecto más que nada, la sinceridad, el diálogo, el compromiso familiar, y por supuesto en estabilidad financiera. Incluso ellas prefieren constantemente los detalles románticos.

Mientras que es las necesidades masculinas difieren un poco, empezando por la satisfacción sexual, la participación de su pareja en aquellas actividades que a él le interesa, y su pareja se mantenga atractiva, y aporte para el hogar, y que ella esté constantemente orgullosa de sus avances profesionales y personales.

Según el autor que he citado, tanto el mantenimiento de la belleza de la mujer es así como también la satisfacción sexual son los.s dentro de la escala de preferencias de los hombres. Y sorprende muchísimo que dentro del estudio realizado las mujeres no tengan el sexo como una prioridad o una necesidad principal. En todo caso estos estudios nos ayudan a entender ciertas diferencias que hay entre los hombres y mujeres.

Desde el. de está de la neurobiologia se ha investigado cuál ha sido la influencia que tienen las hormonas dentro de la capacidad de tomar decisiones por parte del cerebro, y es que en la octava semana del feto en los hombres la cantidad de testosterona llena por completo las zonas del cerebro que están orientadas hacia la actividad sexual lo que hace doblar el tamaño de esta área con respecto al cerebro femenino. Así que ambos estudios para parar a lo mismo.